Así puedes ahorrar en verano
11 noviembre, 2019

Así puedes ahorrar en verano

Ahora que dicen que vuelve otra crisis (que Dios nos pille confesados) nos tenemos que preparar para saber sacar agua de un botijo. Una frase que decía mucho mi abuela y que representa muy bien la cuestión. Hoy vamos a darte una serie de consejos para poder ahorrar en verano. ¿Por qué en verano? Pues porque dependiendo de las estación siempre se puede hacer de hormiguita. Otro día daremos los trucos para poder ahorrar en invierno.

Aire acondicionado

Te habrás dando cuenta de que se nos va mucho dinero con la luz. Y cada año más porque la factura no para de subir. Si tienes aparato de aire acondicionado, tienes que grabarte en fuego algunos aspectos. La temperatura recomendada es de entre 24º y 26º. Además no es recomendable encenderlo a menos grados para que enfríe rápido, porque no es efectivo y genera un consumo extra de energía/dinero.

Para esto viene muy bien hacer una inversión. Es decir, comprarte un regulador de temperatura. De esos que puedes subir o bajar la temperatura desde la distancia. Así la subida o la bajada no será tan brusca. Aunque su precio puede rondar los 200 euros, al final te darás cuenta de que ha sido una gran inversión. Cuando llegó el móvil a nuestras vidas no imaginábamos que un día lo podríamos usar para subir o bajar persianas, recoger o extender toldos, manejar la calefacción o abrir la puerta a nuestros invitados. Para esto nos encanta la gran utilidad del Smartphone.

6 grandes trucos para ahorrar en casa en el Día de la Eficiencia Energética

Ventiladores

Si no tienes aire acondicionado y lo que tienes son ventiladores, toma nota. Si los situamos en el lugar correcto, los ventiladores son una opción muy válida para refrescar la casa.  Por ejemplo cerca de una puerta o ventana, porque al haber más corriente de aire, el frescor se extenderá por toda la habitación. Cuando el calor aprieta, lograr bajar entre 3º y 5º la temperatura de verdad se nota. Además siempre será mucho más barato que el a/c  y por supuesto, más sano para tu garganta. No es la primera persona que se pilla una faringitis por culpa de este aire.

Toldos

El verano es sinónimo de sol. Y eso nos encanta. Pero lo que está claro es que no es bien recibido dentro de casa cuando lo que quieres es refrescar tu hogar. Por ello, es importante bloquear el paso de la luz en las horas centrales del día, usando toldos o bajando las persianas. “Un toldo puede llegar a ahorrarte un buen dinero en aire acondicionado, además es perfecto para mantener los muebles y que el sol no los dañen”, aseguran desde Toldos Clot.

En la ducha

Durante el tiempo de verano nos duchamos con agua más templada, bajar la temperatura máxima del calentador puede ahorrarnos algo de dinero. Parece que son chorradas pero lo notarás a final de mes en tu cuenta corriente. Algo parecido puedes hacer con las lavadoras. Dado que el 90% de la energía que usa una lavadora se dedica a calentar el agua, hacer la colada a bajas temperaturas, con un buen detergente también contribuye al ahorro. Por cierto, una vez acabado el lavado, aprovecha que hace buen tiempo para tender al aire libre y no tener que usar la secadora. Todo suma.

Adiós horno

En verano, intenta evitar el horno como método de cocción. El horno necesita mucha energía y, además, añade mucho calor a la cocina. Es el tiempo perfecto para comer ensaladas y cosas que no necesiten meterse al horno. Tu cuenta corriente y tus kilos lo van a aprovechar.

Y terminamos con un truco que seguro que has oído mil veces, pero que es verdad. El stand by, el famoso piloto rojo de los electrodomésticos es un vampiro de energía. Aunque puede parecer un gasto insignificante, a final de año puede traducirse en algún euro de más en la factura. Es conveniente, y más si te vas a ir de vacaciones, conectar los distintos aparatos en una regleta y así, al marcharte, apagarla. Es algo muy curioso pero que ocurre de verdad.

Bajar las persianas, no encender la luz si no es necesario, poner un toldo en tu casa, ajustar el aire acondicionado a la temperatura correcta…ya has visto que toma suma, o en este caso, todo resta…en tu factura. Esperemos que con estos trucos-consejos podáis ahorrar unos cuantos euros a final de mes. Quizás un mes no parezca nada, pero cuando haces la cuenta a final de año es un dinero que te viene muy bien para irte de vacaciones. Lo que está claro es que ante la que se avecina, tenemos que volver a tirar de ingenio.

Deja un comentario