Bruxismo, cuando la mandíbula aprieta
13 septiembre, 2022

Bruxismo, cuando la mandíbula aprieta

Te rechinan los dientes. Notas la mandíbula entumecida y sientes un ligero dolor de cabeza. Ni siquiera eres consciente de que tus dientes se han desgastado y de que pasas el día o la noche apretando la mandíbula. Simplemente sientes dolor en la cabeza o las mejillas.

Un setenta por ciento de la población española, sufre de esta enfermedad silenciosa sin ser consciente de ello. El bruxismo es un hábito inconsciente que se produce de forma repetitiva y consiste en apretar o rechinar los dientes. Se trata de un movimiento que provoca desgaste en los dientes si no se pone un remedio. Para ello los especialistas de La Chicuela nos han dado unas recomendaciones.

Dado que lo más habitual es que el bruxismo se presente por la noche, durante las horas de sueño, es difícil de diagnosticar. Uno mismo no es consciente, como ya hemos comentado, de que le rechinan los dientes o mantiene apretada la mandíbula. Se trata de algo tan involuntario que incluso cuando te sucede de día y estando despierto, no te das cuenta. De repente puedes darte cuenta de que te molesta la mandíbula y es por ese hecho, entonces aflojas. Pero se repite de forma involuntaria, inconsciente y repetitiva. De ahí que haya que buscar la ayuda de un especialista.

Antes de acudir a un dentista para que te diagnostique el bruxismo si es que lo padeces, puedes prestar atención a los siguientes síntomas:

  • Sensación de sobrecarga al despertar o masticar.
  • Chasquidos en la articulación mandibular, a la altura de los oídos.
  • Dolor de cabeza, en la sien, hombros, cuello o en la cara.
  • Dolor de oídos.
  • Sensibilidad dental, debido al desgaste.

Causas y consecuencias del bruxismo

Las causas más comunes del bruxismo son debidas a la tensión que genera el estrés y la ansiedad en las articulaciones de la mandíbula. Las emociones que nos llevan a apretar los dientes. Independientemente de que sean negativas o positivas, por ejemplo, la concentración profunda, en ocasiones nos lleva a apretar las mandíbulas.

Se consideran factores de riesgo que desemboquen en bruxismo el estrés, las personalidades agresivas, competitivas o hiperactivas; la ingesta de ciertos medicamentos o sustancias; o trastornos médicos como demencia, epilepsia o apnea del sueño.

En lo que a problemas dentales propiamente dichos, que desencadenen bruxismo, conviene evitar las extracciones e implantes y mantener la alineación de los dientes.

Entre las consecuencias del bruxismo, normalmente no son graves, pero a largo plazo, podemos encontrar desgaste irreversible en la dentadura. Dientes o empastes rotos a causa del rechinar continuo o el propio desgaste. Problemas en la ATM (Articulación Temporomandibular) como mandíbula encajada, dolor crónico o incluso dificultad para hablar.

Tratamiento

Teniendo en cuenta que uno de los factores que más inciden en la aparición de esta patología es el estrés, lo más adecuado es aprender a manejarlo. Un odontólogo no puede eliminar el estrés ni puede ayudarte en ese sentido. Debes encontrar el origen de ese estrés y esa tensión y aprender a gestionar esas emociones para que no influyan de tal manera en ti.

En el caso de que el bruxismo surja de una mala alineación de la dentadura, el dentista si puede ayudarte. Diagnosticar un problema de alineación o apiñamiento tendrá como solución realizar un tratamiento de ortodoncia. Con la finalidad de corregir la posición de los dientes, se lograrán dos objetivos. Corregir y eliminar el bruxismo.

El uso de una férula de descarga, será el tratamiento de prevención más adecuado, para evitar el desgaste de la dentadura y sus consecuencias a largo plazo. Para llevar a cabo el tratamiento, el odontólogo, previo diagnóstico, procederá a tomar las medidas para hacer la férula.

Hará un molde de la dentadura, prestando atención a que parte es la que resulta más útil para que se descargue la mandíbula (arriba o abajo). Luego en el laboratorio se realizará una férula que será exclusiva para el paciente y ya en la clínica se procederá a su ajuste.

El dentista indicará como colocar la férula, seguramente durante toda la noche para que aunque se siga apretando, no se sufran las consecuencias a largo plazo.

Los beneficios que ofrece el uso de una férula de descarga son varios:

  • Terminará con los dolores que produce en la articulación.
  • Remitirán los dolores que genera en otras partes del cuerpo.
  • La férula ofrecerá protección, no solo a tu mandíbula, también frente al desgaste de los dientes.
  • Evitará las posibles roturas que pueda provocar el bruxismo.
  • Ayudará a mejorar el descanso nocturno.

Deja una respuesta