El sistema de control de horario obligatorio, ¿bueno o malo para trabajadores y empresas?
17 julio, 2019

El sistema de control de horario obligatorio, ¿bueno o malo para trabajadores y empresas?

El sistema de control horario obligatorio, es una realidad reciente en nuestro país, y el objetivo es establecer un medio de controlar las jornadas y acabar con la precariedad laboral, el abuso, las horas extras no pagadas y el fraude que estas irregularidades suponen a las arcas públicas. Son muchas las personas que dudan de las ventajas de la obligatoriedad de este sistema, pero lo cierto, es que si se hace bien, todos saldrían beneficiados. Por un lado los trabajadores y trabajadoras de la empresa, que no tendrán que ser víctimas de las explotación por parte de algunos empresarios deshonestos, y en caso de hacer horas extras, estas serán pagadas. Además, se acabará para siempre eso de contratar solo media jornada, currarla entera y cobrar la diferencia de salario que supone, en negro. Después, claro, la cotización es una basura y si cobras es paro, te darás cuenta de hasta dónde te han hecho la faena.

El empresario por su parte, obtendrá un mayor control de la situación dentro de la empresa, y del grado de participación en la misma, por parte de su plantilla. Es decir, tendrá más conciencia del nivel de absentismo laboral, de las entradas y salidas, de los retrasos y de las ausencias.

Finalmente, el conjunto de la sociedad sale ganando, ya que, el fraude que cometen muchos empresarios puede suponer un elevado gasto a las arcas del estado. Un gasto, que nos ahorraremos y podremos invertir en  otras cosas.

Así lo aseguran en Time Net, que cuenta con un sistema de registro de la jornada laboral y gestión de proyectos. Consiste en una aplicación online, fácil y económica, que prescinde de software y al que se puede acceder desde cualquier lugar y dispositivo. En Time Net, pone al al alcance de cualquier empresa un sistema de control de horarios para gestionar de forma fácil las horas de trabajo de sus empleados, el tiempo de dedicación al trabajo,  proyectos, trabajos los calendarios laborales, las vacaciones, así como ajustarse a la ley del trabajo con el registro de la jornada laboral.

Las primeras 24 horas, y ya todo va mal

Nada más  entrar la ley en vigor el registro obligatorio de la jornada laboral en España, empezaron los problemas. La mayor parte de ellos se dieron en las más pequeñas, ni siquiera sabían cómo debían hacerlo. La ministra de Trabajo respondido a las criticas ha declarado lo siguiente: “Nadie se ha tomado en serio” la nueva ley. Parece pues, que muchas empresas se han pasado el control horario por el mismísimo forro. Así, pues, todavía queda mucho camino por andar y las empresas han de prepararse de una vez por todas, porque el control horario, ya ha empezado.

Las pequeñas empresas, lejos de modernidades, siguen usando el clásico lápiz y papel para apuntar las entradas y salidas de los trabajadores y trabajadoras. Javier Prieto, jefe de recepción del Hotel Julia, en el barrio San Blas de Madrid, ha hecho las siguientes declaraciones: «Ya lo teníamos antes, y lo dejamos de usar. Ahora lo tuvimos que retomar y de forma más oficial», explica En su caso, la medida no le afecta muy directamente porque, asegura, que sus horarios se cumplen a rajatabla, pero es consciente de la importancia de mantener actualizado el registro «… “por si viene la inspección». Y en el centro deportivo Sideropolis, donde ya llevaban un registro digital, ahora lo realizan «con más cuidado».

«La jefa está de viaje y no sabemos si tenemos que anotarlo en un papel, marcar ficha o qué es lo que tenemos que hacer” afirma Lupe, trabajadora en un restaurante. Desde luego yo estoy deseando empezar a cobrar las horas extras, espero que todo se haga de manera honesta y respetando las normas”.

En cuanto a los autónomos, no tienen porque llevar un control de horarios. José Luís, es diseñador gráfico por cuenta propia y de todo esto se ha enterado por la prensa. Lo del control horario le sueña a chino.

Entre los empleados, las opiniones son bien distintas, algunos creen que no va a servir de nada, y que será muy fácil de manipular, mientras que otros ven una solución para poner fin  a los abusos de las empresas. Otros incluso piensan que se trata de un intento de destruir a la pequeña empresa, y que el registro de horarios y las cotizaciones en la Seguridad Social no se produce para beneficiar al del trabajador, sino a las arcas del Estado.

Deja un comentario