Las personas mayores de 70 años no deben tomar una aspirina al día

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

«La aspirina fue inventada por el químico alemán Felix Hoffmann en el año 1899. Hoffmann trabajaba para la empresa farmacéutica Bayer y desarrolló la aspirina a partir de la salicilina, un compuesto químico que se había conocido desde el siglo XVIII, pero que no había sido utilizado como medicamento debido a sus efectos secundarios. Este químico logró sintetizar una versión más pura y menos tóxica de la salicilina, que se llamó acetilsalicílico y que se convirtió en la base de la aspirina», informa el diario El Confidencial.

Un estudio realizado en EE.UU. y Australia informa que las personas mayores no deben tomar una aspirina al día. El estudio ha analizado los datos de más de 19.000 personas en estos dos países sin antecedentes de problemas cardíacos y mayores de 70 años.

Los investigadores han comprobado que el consumo de aspirina en estas personas incrementaba el riesgo de hemorragia potencialmente mortal.

El profesor John McNeil, de la Universidad de Monash, explica: «Significa que millones de personas mayores sanas de todo el mundo que toman aspirina en dosis bajas sin una razón médica pueden hacerlo innecesariamente, porque el estudio no mostró ningún beneficio general para compensar el riesgo de hemorragias».

En el estudio también se descubrió un aumento en las muertes por cáncer, aunque los investigadores creen que se necesita más investigación.

«El aumento de las muertes por cáncer en los participantes del estudio fue sorprendente, dado que estudios previos sugieren que el uso de aspirina mejora los resultados del cáncer», afirma la investigadora Leslie Ford.

«Tenemos en marcha un análisis de todos los datos relacionados con el cáncer del estudio y, hasta que no tengamos datos adicionales, estos hallazgos deben interpretarse con precaución», añade.

Los profesionales de la Farmacia El Ancla Huelva aconsejan que si tienes dudas sobre este medicamento puedes consultar al farmacéutico o auxiliar.

¿La aspirina y el ibuprofeno son iguales?

Ambos son analgésicos no esteroides y antiinflamatorios, pero no son iguales.
La aspirina pertenece a un grupo de compuestos químicamente relacionados como salicilatos. Sin embargo, el ibuprofeno no pertenece a ese grupo.

Otra diferencia es que la aspirina es antiagregante plaquetario, es decir, grupo de fármacos que alteran o modifican la coagulación de la sangre, y se utiliza a bajas dosis como antitrombótico.

Aunque ambos alivian el dolor y la hinchazón porque bloquean las prostaglandinas. «No hay pruebas suficientes para recomendar el uso rutinario de aspirina en la prevención de ataques cardíacos, accidentes y muertes cardiovasculares en personas sin enfermedad cardiovascular», informa el doctor Sean Zheng.

Este profesional explica que la aspirina sí puede ser usada para bajar la fiebre y para aliviar el dolor leve o moderado causado por dolor de cabeza, resfriados, artritis, dolores musculares o de dientes.

El ibuprofeno se utiliza para bajar la fiebre y aliviar dolores leves como cólicos menstruales, dolores de cabeza, artritis, dolores de dientes o de espalda. Es uno de los analgésicos más utilizados en el mundo y aparece en la lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los niños pueden tomar este medicamento, sobre todo, si se están recuperando de una gripe o la varicela. «Esto se debe a que, aunque la aspirina se puede tomar cuando eres mayor de tres años, podría incluso ser mortal», señala la doctora Alyse Scaffidi.

«No es recomendable. En ocasiones aumenta el riesgo de desarrollar una afección grave, a menudo fatal, conocida como el síndrome de Reye», agrega.

Hay momentos en los que no es aconsejable tomar ni uno ni otro, sobre todo en el embarazo, ya que podría derivar en posibles complicaciones. Varios estudios han comprobado que el ibuprofeno podría ocasionar malformaciones congénitas.

Tampoco debe tomarse en trastornos hemorrágicos o hemofílicos, especialmente la aspirina, porque podría disminuir la coagulación de la sangre. Los expertos informan que no deben tomarse juntos, ya que podría aumentar el riesgo de sangrado estomacal.

Algunos médicos pueden prescribir la alternancia de ambos para aliviar algunos dolores o, incluso, combinarlos con aceaminofeno, pero una dosis alta de aspirina puede provocar problemas estomacales.

Debes saber que ambos pueden provocar problemas digestivos, de sangrado o cardiovasculares. Stewart Adams inventó el ibuprofeno en 1962, pero apareció en el mercado farmacéutico en 1969, concretamente en Gran Bretaña.

El químico lo creó para curar su propia resaca, pero también quería encontrar un nuevo tratamiento para la artritis reumatoide.

Este medicamento no se puede adquirir en la modalidad de los 600 gramos sin que este sea recetado por un médico. Los especialistas informan que el ibuprofeno puede crear adicción si se usa con demasiada frecuencia, e incluso aumentar el riesgo de ataque cardíaco.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Related News

La traducción empresarial en la era digital

En la era digital, caracterizada por una conectividad sin precedentes y una creciente globalización económica, la demanda de servicios de traducción empresarial ha aumentado significativamente.

No se pierda ninguna noticia importante. Suscríbase a nuestro boletín.

Scroll al inicio

Únase a nuestra lista de correo

Recibe las últimas noticias, ofertas exclusivas y actualizaciones.