Las residencias ganan terreno
26 noviembre, 2018

Las residencias ganan terreno

Cada vez hay más residencias en nuestro país, siendo este un síntoma no solo de que cada vez hay más ancianos, también de que en pleno siglo XXI los españoles las vemos como una opción de lo más indicada para cuando llegamos a edades avanzadas.

El que las residencias aumenten en popularidad y en general tengan buenas condiciones, no quiere decir que no tengamos que mirar bien antes de elegir la que más se ajuste a nuestras necesidades o a las de nuestros mayores.

Vamos con unos consejos:

Previa para conocer si es una buena opción

Antes de tomar la decisión de ingresar definitivamente a una persona mayor en una residencia, hay que valorar si es la mejor forma. Existen también muchas otras opciones, sin descartar el que la persona pueda quedarse en su domicilio o con su familia.  En este sentido están las ayudas a domicilio, teleasistencia, etc.

Buscar la residencia

Lo mejor es que te asesoren en los servicios sociales de la localidad y solicitar una lista de residencias con plazas concertadas o de otro tipo que existan, cuanto más cerca mejor.

Visitarla

No debe elegirse residencia sin visitar todas las que seleccionemos por nuestras necesidades de servicio. Importante que haya buena disposición del centro para mostrarnos sus instalaciones y explicar los servicios fácilmente.

Visión y tiene que ser transparente

Hay que ver cuando entramos todo lo que está a nuestro alrededor. Hay que pensar que lo sucio suele oler y es un claro síntoma de dejadez, algo que, si se mezcla con mobiliario deteriorado o instalaciones, nos puede dar una imagen de su funcionamiento.

Servicios

Lo importante es saber los servicios con los que cuenta el centro. Existen centros que acostumbran a ofrecer servicios que no les son propios caso de las residencias que dicen tener enfermería y médico, pero la realidad es que es el servicio que da el centro de salud de la zona a todo domicilio que lo solicite.

Autonomía personal

Este aspecto tiene gran importancia, pues la autonomía de los internos es fundamental y para ello deben ayudarse de unos profesionales técnicos de gran competencia. Contar con un buen servicio de fisioterapia y de terapia ocupacional que pueda ofrecer actividades a nivel de grupo y una atención individualizada a cada persona mayor de la residencia.

Autorizaciones administrativas

Algo también de importancia son los documentos donde se exponen los diferentes permisos y licencias. En el tablón de anuncios del centro deben estar, pues son garantía de las medidas de seguridad, calidad o de la higiene.

En caso de que no veas estos documentos, se deben exigir a la dirección del centro para que los muestre.

 Precio

Aquí hay que pensar si el precio tiene que incluir la totalidad de los servicios que se encuentren en la residencia. A esto se le llama “precio cerrado”. Muchos centros suelen optar por dar un precio fijo mensual al que después se suman cantidades diferentes dependiendo de los servicios que existan, los cuáles van desde la peluquería a la podología y demás. Esto hace que sea imposible conocer el precio que vamos a pagar finalmente

 El contenido del contrato es importante

Vital pedir un contrato realizado por escrito y leerlo también de manera detenida antes de que se firmase y tomar la decisión de poder ingresarlo en la residencia. Este modelo tiene que ser aprobado por el órgano que tenga la competencia de la CCAA antes de la apertura del centro.

Contacto familiar

Es posible el mantenimiento el contacto con los familiares mediante las visitas, llamadas telefónicas e incluso mediante internet en muchos casos. Si a esto le sumamos la posibilidad de salidas, pues tenemos algo muy destacable para el confort de las personas que habitan en una residencia de ancianos.

Ya has podido ver, que elegir una residencia de ancianos es algo que no debemos dejar a las suertes. Nuestros mayores merecen tener una estancia cómoda y pasar esta época de la vida en sitios que realmente merezcan la pena. San Vital es una residencia que también tiene pisos tutelados, otra vía que todavía no se conoce tanto como debería y que hace que las personas puedan tener una autonomía incluyo mayor que la que disfrutan muchos residentes.

Así que ya sabes, analiza bien las residencias que te parezcan más apetecibles y una vez tengas 2 o 3 en la terna, será más sencillo el apostar por una u otra. Todo esto te acercará al objetivo, que es dejar a tu ser querido en las mejores manos.

Nuestro país es de los que más nivel tienen en cuanto a estos servicios a las personas mayores, por lo que no debes tener miedos, seguro que los profesionales que merezcan la pena no van a tener problema en explicarte todo lo que precises.

Deja un comentario