Las termitas, un problema social y medioambiental
24 abril, 2019

Las termitas, un problema social y medioambiental

Recientemente ha saltado a todos los medios informativos del país la noticia sobre la plaga de termitas, especialmente destructivas, que están devastando desde el año 2017 la isla de Tenerife, pues solamente en la localidad de Taraconte ya son más de 100 las viviendas que han tenido que ser tratadas. El Cabildo Insular ha tomado cartas en el asunto y en colaboración con la Universidad de La Laguna está preparando un plan de choque con el fin de atajar lo más rápido y eficazmente el problema, pues no solo están afectando y destruyendo las estructuras de edificios y viviendas, postes de señalizaciones… sino que también pueden, y han llegado, a atacar a viñedos y árboles vivos, tal y como se ha llegado a detectar en un foco de estos insectos en un parque público de la localidad de Arona. Como vemos esta plaga de termitas se ha convertido en un problema medioambiental de primer orden para los habitantes y las autoridades gubernamentales de la isla de Tenerife, a la vez que un problema social y económico por las repercusiones que tiene sobre los habitantes de la isla.

Para que este problema no vaya a más, en nuestro país existen diferentes empresas que se dedican a poner en marcha tratamientos a la madera para controlar las diferentes plagas. Control Plag es una de las más punteras y es que desde su sede en Almería, con el paso del tiempo, esta compañía se ha ido especializando en temas como la desratización, el control de aves, la desinsectación, fumigación de cucarachas, desinfección de depósitos de agua potable, etc., por lo que siempre es una de las mejores soluciones para este tipo de problemas, sobre todo si nos tratamos de unos de los colectivos más afectados, como son la hostelería, hortofrutícolas, naves industriales, viviendas particulares, tiendas de alimentación o de cualquier otra actividad, instalaciones sanitarias…

En el caso concreto que afecta a la comunidad canaria, las termitas o isópteros son insectos que viven en colonias y que pueden llegar a albergar entre un millón y dos millones de individuos, su organización social está altamente desarrollada distribuyéndose en castas o clases sociales según la función que realicen dentro de la colonia, así podemos encontrar las ninfas o termitas jóvenes, castas de obreros, soldados estériles y la pareja encargada de la reproducción de la colonia. Se alimentan de la celulosa que contiene la madera y su hábitat natural es la madera muerta como troncos o partes muertas de árboles vivos. Además, el clima donde se desarrollan suele ser tropical o subtropical, aunque también se pueden encontrar en climas templados. Los tipos de termitas más comunes son:

  • Termitas subterráneas. Son las que provocan más daños en edificios y construcciones ya que atacan a su estructura. Viven en la tierra y no en la madera, a donde acuden única y exclusivamente en busca de comida. Así hacen sus nidos en el suelo infectando troncos y raíces secas y desde allí comienzan a moverse en busca de nuevo alimento, penetrando en las viviendas a través de las juntas de dilatación o grietas infectando vigas, puertas, muebles, suelo de parqué, etc. La plaga de termitas detectada en la isla de Tenerife, de origen norteamericano y conocida como termita subterránea oriental o del este, perteneciente a la especie Reticulitermes flavipes, se encuadra dentro de este tipo.
  • Termita de madera húmeda. Tienen su principal fuente de alimentación en los troncos de madera semi enterrada o en descomposición.
  • Termita de madera seca. Hacen sus nidos dentro de la propia fuente de alimentación, sin salir al exterior, como pueden ser muebles, puertas, marcos, vigas, etc.

Otros tipos de plagas

Además de la plaga de termitas, a la que le hemos dedicado un importante espacio porque afecta a nuestro país, lo cierto es que existen otros tipos de plagas que, aunque en menor medida, también están presentes entre nuestras fronteras y que son:

  • De cucarachas. Esta es una de las plagas domésticas más desagradables y peligrosas para nuestra salud, pues pueden contaminar nuestros alimentos y transmitirnos enfermedades. Pueden ser difíciles de detectar, pues su actividad es nocturna escondiéndose durante las horas del día en los lugares más insospechados como muebles, grietas, cerca de tuberías, basura, etc.
  • De pulgas. Estos insectos se introducen en nuestras a través de otros animales, generalmente nuestras mascotas, de las que se alimentan a través de su sangre. Se reproducen rápidamente por lo que es importante detectarlos lo antes posible.
  • De garrapatas. Estos animales están presentes en jardines y se activan en primavera y verano al elevarse las temperaturas, se alimentan de la sangre de gatos, perros, conejos… e incluso de la sangre humana, por lo que pueden causar graves infecciones a través de su mordedura.
  • De mosquitos. Los mosquitos se sienten atraídos por el agua estancada, el dulce, el césped, las flores o las plantas bien regadas del jardín. Su zumbido agudo es sumamente molesto y sus picaduras pueden presentar desde una irritación hasta una hinchazón con pus.

Deja un comentario