Lengua geográfica: causas y tratamiento
15 junio, 2021

Lengua geográfica: causas y tratamiento

La lengua es uno de los órganos más sensibles y curiosos del cuerpo humano. Gracias a ella podemos hablar, masticar, tragar y saborear las cosas. Es el órgano más flexible y fuerte que tenemos, y es la única parte del cuerpo que posee sensores de gusto ya que está cubierta por una mucosa rugosa formada por las papilas gustativas. Estas papilas, a su vez, están formadas por células que se renuevan de forma muy rápida y constante, por este motivo la lengua también se jacta de ser uno de los órganos que cicatriza y se cura más rápido.

Sin embargo, la lengua también es víctima de ciertas enfermedades o trastornos, como en el caso de la llamada lengua geográfica, cuyo nombre clínico es glositis migratoria benigna, y que se trata de  una condición infamatoria benigna temporal que provoca significativos cambios de color en la lengua.

Su nombre popular se debe a la similitud que estas “manchas en la lengua” guardan con las formas geográficas de los mapas; las cuales suelen ser de color blanco o rojo, lisas e incluso grietas, e incluso ir cambiando de posición y tamaño durante el proceso. Y, aunque suele ser temporal en algunos casos esta afectación puede ser persistente y molesta.

Sigue leyendo que, con la ayuda del equipo especialista en salud bucal de la Clínica Odonthos Barcelona, te contaremos todo sobre este trastorno y como puede tratarse.

¿Qué es la lengua geográfica o Glositis migratoria benigna?

La lengua geográfica es un trastorno inflamatorio, pero inofensivo, que afecta la superficie de la lengua y se da cuando las papilas de la lengua pierden su cobertura causando áreas rojizas y bordes blancos grisáceos.

Normalmente, la lengua está recubierta de pequeños bultos de color blanco rosáceo (papilas), que son, en realidad, proyecciones cortas y finas similares a un cabello. Mientras que, en la lengua geográfica, hay zonas sobre la superficie que no tienen papilas y que presentan la apariencia de «islas» rojas y lisas, a menudo con los bordes levemente elevados.

A nivel de apariencia la superficie de la lengua tiene como una forma de mapa; en ocasiones se forma llagas o lesiones en la lengua que son de color rojo y lisas, mientras que en otros casos, puede provocar sensibilidad y dolor. A menudo, las lesiones se sanan en una región y luego se mueven (migran) a otra parte de la lengua.

Aunque pueda parecer alarmante, la lengua geográfica no causa problemas de salud ni se relaciona con las infecciones o el cáncer. Solo que en algunos casos puede producir molestias en la lengua y una mayor sensibilidad a ciertas sustancias, como las especias, la sal e incluso los dulces.

¿Cuánto tiempo suele durar la lengua geográfica?

Se trata de una inflamación benigna de la lengua que suele remitir con el tiempo. Por lo general, no se necesita ningún tratamiento, pero si se puede utilizar un gel antihistamínico o enjuagues bucales con esteroides para aliviar los picores e incomodidad que muchas veces puede traer como consecuencia, aunque, como dijimos anteriormente, en la mayoría de los casos suele ser indolora. Además, es conveniente evitar las irritaciones en la lengua como alimentos calientes, picantes, alcohol o tabaco.

Así, la lengua geográfica puede durar días, meses o años; esto varia de una persona para la otra, siendo que hay quienes les dura menos de una semana y a otros más de un mes.

Por su parte, las lesiones tienden a cambiar de ubicación, diseño y tamaño en cuestión de minutos u horas. De hecho, van variando cada día, cambiando el aspecto del mapa geográfico lingual. Luego, el problema generalmente se resuelve solo, pero siempre con el riesgo de reaparecer más adelante.

Causas de la lengua geográfica

La causa de la lengua geográfica es desconocida, pero se cree que puede ser una patología de origen genético. Otros estudios señalan al estrés emocional como el culpable, al igual que a problemas psicológicos y cambios hormonales.

Por otro lado, la deficiencia de zinc o vitamina B también pueden ser factores a tener en cuenta. Además que se ha establecido una relación entre la lengua geográfica y la psoriasis, una patología que afecta a la piel provocando enrojecimiento y descamación irregular.

Ya que la sensación de picor o escozor en la lengua  que se presenta en algunos casos de lengua geográfica se deja notar especialmente después del consumo de ciertos alimentos, también se ha determinado que las comidas con altos niveles de acidez, como pueden ser los tomates o las frutas cítricas, tienden a agravar este trastorno, al igual que la berenjena, la menta o las comidas picantes.

También cabe acotar que, aunque puede darse a todas las edades, normalmente afecta más a los adultos de mediana edad. Del mismo modo, suele afectar más a personas no fumadores. Y, en el caso de las mujeres se da más en situaciones donde se producen cambios hormonales (como la ovulación o el embarazo). Las personas con lenguas fisuradas son más propensas a sufrir esta condición temporal.

Factores de riesgo

Los estudios de los factores que pueden estar asociados a un mayor riesgo de tener lengua geográfica arrojaron los siguientes resultados:

  • Antecedentes familiares. Algunas personas que manifiestan lengua geográfica tienen antecedentes familiares del trastorno, por lo que se considera que los factores genéticos hereditarios pueden aumentar el riesgo.
  • Lengua escrotal. Las personas que tienen lengua geográfica suelen padecer otro trastorno denominado «lengua escrotal», en el cual la superficie de la lengua presenta surcos profundos (fisuras).

Síntomas

Además de los anteriormente mencionados signos en la apariencia de la lengua, también podemos identificar el trastorno de la lengua geográfica debido a los siguientes síntomas:

  • Manchas (lesiones) lisas, rojas, de forma irregular, en la parte superior de la lengua
  • Cambios frecuentes en la ubicación, el tamaño y la forma de las lesiones
  • Molestias, dolor o sensación de ardor en algunos casos, generalmente, al comer alimentos picantes o ácidos

Eso sí, cabe acotar que muchas personas que padecen lengua geográfica puede que no lleguen a presentar síntomas.

Complicaciones

La lengua geográfica es una afección benigna y no representa una amenaza para la salud. Tampoco causa complicaciones a largo plazo, ni aumenta tu riesgo de padecer problemas de salud graves. Sin embargo, los afectados suelen sentir ansiedad acerca de este trastorno por las siguientes razones:

  • El aspecto de la lengua puede avergonzarte, según que tan visibles sean las lesiones
  • Puede ser difícil convencerse de que, en realidad, no tienes nada grave

Diagnóstico del trastorno

Por lo general, el médico o el dentista pueden hacer un diagnóstico de lengua geográfica sobre la base de un examen de la lengua y de los signos y síntomas.

Durante dicho examen, el médico o el dentista pueden:

  • Usar un instrumento iluminado para examinar la lengua y la boca
  • Pedirte que muevas la lengua en varias direcciones
  • Tocar suavemente (palpar) la lengua para verificar su sensibilidad o los cambios inusuales en su textura o en su consistencia
  • Comprobar señales de infección, como fiebre o hinchazón de los ganglios linfáticos del cuello

Además de hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo aparecieron las lesiones por primera vez?
  • ¿Las lesiones han cambiado de aspecto o de ubicación en la lengua?
  • ¿Has tenido otras lesiones en la boca?
  • ¿Has experimentado molestias o dolor?
  • ¿Hay algo, como comer alimentos picantes o ácidos, que parezca desencadenar el dolor?
  • ¿Has tenido algún otro síntoma que parezca no tener relación con la afección de la lengua?
  • ¿Has tenido fiebre?

Así que debes tener preparada toda esta información para que pueda llegar al diagnóstico correcto.

Tratamiento

Aunque como dijimos anteriormente, este trastorno suele desaparecer solo y no necesita de tratamiento, el médico te puede recomendar algunos medicamentos para controlar la molestia o la sensibilidad:

  • Analgésicos de venta libre
  • Enjuagues bucales con anestesia
  • Enjuagues bucales antihistamínicos
  • Ungüentos o enjuagues con corticoesteroides
  • Suplementos de vitamina B

Cabe acotar que ya que estos tratamientos no se han estudiado rigurosamente, sus beneficios son inciertos. Dado que la afección se resuelve por sí sola y que tiene un curso impredecible, quizás no puedas saber con certeza si los tratamientos sintomáticos realmente están funcionando.

Lo que si está comprobado es que es conveniente realizar una buena limpieza de la lengua, usando por ejemplo un raspador de lengua. Además, como regla general, hay que evitar consumir alimentos picantes, muy condimentados o cítricos que pueden ocasionar inflamación o irritación de la lengua.

Incluso, en aquellos casos en los que se achaca esta afección a problemas nutricionales, estará aconsejado el consumo de determinados suplementos vitamínicos.

Recuerda que, al igual que como pasa con cualquier otra afección en la boca, es importante siempre acudir con tu especialista de salud dental, para que haga el diagnostico adecuado y te indique un tratamiento, en caso de necesitarlo. De no presentar ningún tipo de molestia, igual siempre es bueno mantener a tu especialista informado sobre la aparición de este trastorno, y en este caso solo debes mantener la calma y recordar que no hay razón para preocuparte, ya que se trata de una inflamación benigna en la lengua que remitirá con el tiempo.

 

Deja una respuesta